El MÉTODO FELDENKRAIS®

El MÉTODO FELDENKRAIS® es un sistema de educación somática, es decir que trabaja a través del cuerpo. A través del movimiento y la atención se facilita un reaprendizaje de funciones básicas y avanzadas que nutren el crecimiento y el potencial de la persona, conectándonos  con una vitalidad renovada y mejorando la calidad de nuestros movimientos. Durante las sesiones se desarrolla la autoconciencia y la sensibilidad, mejorando progresivamente el dominio y el conocimiento de uno mismo; primeramente a nivel físico, y progresivamente a nivel mental y emocional. Es una actividad beneficiosa para cualquier persona interesada en mejorar sus hábitos o patrones de movimiento y disolver dolores o molestias físicas, obtener una mayor calidad de vida y reconectar con el placer y el gozo de moverse. El  contexto de aprendizaje que se crea permite descubrir una nueva manera de relacionarse con uno mismo, partiendo de la aceptación y la amabilidad hacia tu propia persona. A través de estas clases aprendemos a sentir más respeto y amor por lo que somos en cada momento y caminamos hacia el cambio de una forma abierta, receptiva, placentera y llena de presencia.

Creado por Moshé Feldenkrais (1904-1984), ingeniero,  doctor en ciencias físicas y profesor de Judo, el método se originó con la investigación personal de su creador a raíz de una lesión en la rodilla. Con un extenso conocimiento de las leyes físicas y de la biología del sistema nervioso humano, Feldenkrais desarrolló un sistema de trabajo que facilita la maduración, la liberación del potencial y de la autonomía de toda persona dispuesta a aprender. El método se puede experimentar en dos formatos complementarios; con las sesiones de Autoconciencia a través del Movimiento® (ATM) y con las sesiones de Integración Funcional® (IF). En cada caso se ofrece un contexto en el cual el alumno puede explorar su propio movimiento desde una perspectiva funcional y sistémica.

Fk-Logo_spiral_R_2153x891.gif

“El propósito del mi método es que la persona esté organizada para moverse con un mínimo de esfuerzo y máxima eficacia, no a través de la fuerza muscular sino de un mayor conocimiento de su propio funcionamiento”
Moshé Feldenkrais

Feldenkrais031-1030x679.jpg

El aprendizaje que tiene lugar en este espacio lo llamamos orgánico, puesto que se aborda desde la plasticidad del sistema nervioso, respetando los principios biológicos y autorregulativos del cuerpo.
Mediante el uso del movimiento lento, de la reducción del esfuerzo, de múltiples variaciones, de preguntas que abren la atención, y de movimientos inusuales, se consigue crear el espacio para que el cambio ocurra. Entonces nuevos patrones de movimiento aparecen como nuevas posibilidades de acción y se incorporan a la imagen que la persona tiene de sí misma. La intención última es llevar la conciencia a la acción, desarrollando la habilidad para sentir el propio esqueleto y musculatura a la vez que se contacta e interactúa con el entorno. La reeducación ocurre entonces por el desarrollo del autoconocimiento; cuando nos volvemos conscientes de lo que estamos realmente haciendo, y no de lo que decimos o creemos estar haciendo,  el camino al mejoramiento se abre ante nosotros.

Feldenkrais trabajando con una alumna en Integración Funcional.

MOSHE_ATM.JPG
 

Feldenkrais guiando Autoconciencia a través del Movimiento (ATM).

A quién va dirigido este método?

  • Cualquier persona interesada en mejorar sus hábitos de acción y de movimiento, y conseguir un mayor bienestar.
     

  • Personas que buscan paliar dolores físicos o recuperar movilidad perdida.
     

  • Músicos, bailarines, deportistas, pintores, profesores, terapeutas y cualquier persona interesada en mejorar y refinar sus habilidades y ampliar la propia capacidad de autodesarrollo.
     

  • Bebés, niños y adultos con necesidades especiales de aprendizaje.
     

  • Personas que buscan profundizar en su autoconocimiento e interesadas en el desarrollo personal y mejorar su calidad de vida.